Averías y recortes dejan a oscuras la periferia y los principales accesos a la capital

46

Los vecinos de la capital, principalmente los de la periferia, viven en penumbra. El alumbrado público (del Ayuntamiento) y la iluminación de las autovías de acceso y las circunvalaciones (del Ministerio de Fomento) sufren apagones con cada vez más frecuencia, según denuncian los residentes de barrios periféricos y expertos en ingeniería eléctrica. El origen es doble: por un lado, averías por deficiencias en la red; por otro, recortes en alumbrado (en 2012 hubo un 4,1% menos de gasto municipal en este capítulo y en 2013 se prevé otra reducción del 5%). De repente se apagan las farolas y estamos tres o cuatro días sin luz”Todos los meses nos quedamos a oscuras al menos una vez. De repente se apagan las farolas y estamos tres o cuatro días sin luz. Yo lo sufro en mi barrio, en Hortaleza, pero nos llegan constantemente quejas de toda la periferia”, apunta Francisco Caño, responsable de Medio Ambiente de la Federación de Vecinos (Fravm). Las calles a oscuras en la capital se cuentan por decenas. Hay apagones en la avenida de los Rosales (Villaverde), el parque de las Cruces o la carretera de La Fortuna (Carabanchel), el entorno del parque de Palomeras (Vallecas), avenida 25 de Septiembre (San Blas) o el Barrio de la Concepción (Ciudad Lineal). Sus asociaciones de vecinos están ya acostumbradas a poner reclamaciones ante el Ayuntamiento, “y no tardan en arreglarlo, pero tenemos la impresión de que van poniendo parches, porque nunca se llega a arreglar del todo y acaba repitiéndose”, añade Caño. También lo sufren los conductores que circulan por el arco sur y este de la M-40 y las entradas a Madrid por la A-4 o la A-1. En los últimos días, cuando la niebla ha tomado Madrid a partir de la última hora de la noche y la primera mañana, los conductores también han sufrido la falta de iluminación artificial a lo largo de importantes tramos de la M-50 y sus conexiones con otras vías, sobre todo en la zona suroeste. Sobrecargas Fomento y el Ayuntamiento ya iniciaron en 2010 un conflicto por ver quién se hacía cargo de la factura de la luz. “Puede haber problemas de pagos de la factura. Pero yo me inclino más por pensar que son sobrecargas por desequilibrios en la distribución: llega poca potencia a zonas con mucha demanda. El Ayuntamiento o el Ministerio, como clientes, deben exigir a las compañías eléctricas que reequilibren sus mallas, pero parece que no ejercen su función de control”, explica Jaime Segarra, presidente de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid. Por su parte, los técnicos municipales sostienen que “puede haber apagones puntuales, pero en general la calidad de la red es buena”. Encender farolas: 66.500 € por noche Cada noche, el Ayuntamiento de la capital se gasta unos 66.500 euros en encender las farolas: los presupuestos de 2013 prevén un gasto de 24,3 millones de euros en el suministro de energía eléctrica durante todo el año. Es un 10% menos que en 2012, aunque achacan ese ahorro a la instalación de bombillas de menor consumo. Todo el capítulo de alumbrado perderá un 5% de presupuesto. Por otro lado, el Consistorio espera aumentar un 31% la inversión, con la renovación de 3.000 puntos de luz.