Dos constructoras dejan a medias dos ambulatorios en Aravaca y Getafe

59

Las estrecheces presupuestarias dieron al traste con la promesa de Esperanza Aguirre de construir 55 nuevos centros de salud durante la pasada legislatura. Una nueva infraestructura es algo que puede esperar si el servicio sanitario se está prestando, aunque sea en un edificio viejo u obligando a los ciudadanos a desplazarse fuera de su barrio. Con las inversiones prácticamente congeladas, la Consejería de Sanidad apenas tiene nuevos equipamientos sanitarios en construcción, a excepción de dos hospitales, pero que no le cuestan nada puesto que se levantan con capital privado. La crisis ha empeorado las perspectivas: dos de los escasos centros de salud que Aguirre pensaba inaugurar el año próximo están parados. Las constructoras son insolventes, incumplen plazos o abandonan las obras. Como resultado, los ambulatorios de Isla de Oza, en Madrid, y Las Margaritas, en Getafe, están en el aire. El caso del centro de salud de El Rosón-Las Margaritas es especialmente llamativo. En el solar que ocupará, un enorme cartel informa del presupuesto de las obras (1,5 millones de euros) y del inicio de los trabajos: diciembre de 2010. Esas obras deberían haber acabado en 7,5 meses, según la información que preside un terreno en el que apenas se vislumbran unos agujeros, resultado del inicio de la cimentación. El Boletín Oficial publicó la adjudicación de las obras a finales de 2010. Los presupuestos para 2011 le destinaban 200.000 euros a su “plan de montaje”. La Consejería de Madrid daba por hecho que los plazos se cumplirían porque incluso organizó un vistoso acto de colocación de la primera piedra el 18 de enero pasado. Estuvieron el consejero, Javier Fernández-Lasquetty; el alcalde de Getafe, entonces Pedro Castro (PSOE), y la propia presidenta. A aquel acto invitaron también a un responsable de CHM, la empresa constructora. La misma a la que ahora acusa la Comunidad de incumplir los plazos de ejecución. En un caso así, Arproma, el órgano de contratación, podría elegir entre sancionar o rescindir el contrato con incautación de la garantía y además reclamar daños y perjuicios. Ha optado por esta segunda opción, que supone retener 75.000 euros (el 5% del contrato sin IVA) y reclamar una compensación económica porque considera que el retraso es responsabilidad del empresario. Por cada mes en que la Sanidad tenga que seguir atendiendo a los ciudadanos en los edificios de alquiler actuales, cobrará 1.453 euros a la empresa como daños y perjuicios, según fuentes de Sanidad. La constructora discrepa. Asegura que el Ayuntamiento de Getafe obligó a desplazar la ubicación del centro cuando concedió la licencia de obras. A esas modificaciones se sumaron otras “solicitadas por la propiedad”, asegura un portavoz. “Hacían necesario un nuevo proyecto que recogiera los cambios, nuevos cálculos estructurales y nuevas valoraciones económicas”, añade, y continúa: “Arproma se negó y decidimos no continuar las obras, puesto que ni siquiera podíamos contratar el seguro de responsabilidad decenal, obligatorio por ley”. La empresa asegura que llevará el caso a los tribunales. El centro de salud de Isla de Oza, en Aravaca (Madrid), es muy distinto. La obra ya estaba empezada. Con más de un 20% construido, Arproma ha subrogado el contrato, es decir, se lo ha cedido a otra empresa “para evitar los perjuicios que ocasionaría la insolvencia del adjudicatario”, según Sanidad. La Comunidad adjudicó a Urbajar la construcción de la reforma del centro de salud y de la nueva Gerencia de Atención Primaria por 3,8 millones de euros, un millón menos del valor que había estimado para el contrato. En este caso no habrá sanciones. La Comunidad espera poder reactivar los dos proyectos este año: el de Isla de Oza, en enero; el de Las Margaritas, en marzo, tras sacar un nuevo concurso y hacer un rediseño del proyecto. Son dos de las escasas oportunidades de inaugurar nuevas infraestructuras que va a tener Esperanza Aguirre. Las inversiones en Sanidad han caído más de la mitad en apenas cinco años: de los 201 euros de 2008 a los 93,4 de 2012. Entre uno y otro, 180 millones en 2009, 201 en 2010 y 115 en 2011. Los presupuestos para el año que viene recogen partidas para siete centros de salud, pero solo hay uno nuevo, el de Rivas.