La contaminación rebasará por segundo año el límite legal

60

Madrid no se quita la boina y superará sin lugar a dudas los límites legales de polución por segundo año consecutivo desde que son obligatorios. Si en 2010 la media registrada del Dióxido de nitrógeno (NO2) que sale por los tubos de escape de los coches fue de 44 microgramos, este curso se irá más arriba. Hasta 30 de noviembre, la media era de 44, según los datos municipales, pero en lo que va de mes, llega a 46. El umbral de la ley europea es 40. El jueves pasado, el Ayuntamiento presentó un Plan de Calidad del Aire 2011-2015 para solicitar a la Comisión Europea más tiempo para cumplir la normativa. El alcalde Alberto Ruiz-Gallardón reiteró que los umbrales establecidos en 2000 son “rigurosísimos” al asegurar que con el plan “se rebajarán las emisiones” del gas “un 22%” con lo que la capital entraría en la legalidad medioambiental. Mes y medio sin lluvia La ciudad empalmará así dos cursos con exceso de polución. 2011 no ha conseguido rebajar esa suciedad de la combustión de los motores en el aire. La primera mitad del año ya avisó de que los niveles no caían. En julio, la media era de 41 microgramos. Y eso que en mayo, según la Agencia Estatal de Meteorología, la lluvia superó en un 100% la media histórica.Pero luego llegó el secano. Desde el 3 de septiembre, se encadenaron 50 días seguidos sin una gota. La costra negra atmosférica se espesó sobre los techos madrileños. A pesar de que llegaran las precipitaciones, la acumulación de gases nocivos a lo largo del año iba en ascenso. En las dos primeras semanas de diciembre, de las 24 estaciones medidoras del Ayuntamiento, sólo seis registran niveles inferiores a lo obligatorio. Los días del 7 al 10 fueron especialmente malos. Hasta en la Casa de Campo se superó el umbral durante esas jornadas.El Gobierno local ha redactado en 2011 su estrategia para cumplir con la ley. La Comisión Europea admitirá una petición de prórroga presentada hasta finales de 2012. El Ayuntamiento calcula que el plan se aprobará en febrero y luego podrá remitirse a Bruselas.El 70% del NO2 lo echan al aire los motores de los coches. Las propuestas estrella del consistorio son el encarecimiento de los parquímetros en una zona central y la prolongación de una hora del horario del SER. También se peatonalizarán calles y se crearán barrios de prioridad residencial en Justicia, Palacio y Universidad. Los coches deben dar el respiro a la atmósfera que no han otorgado hasta ahora. Pero la ley obliga.