La Consejería de Educación confirma que el próximo curso un centenar de niñas y niños de 1º ESO tendrán que salir a estudiar fuera del barrio

3009

Durante años veníamos advirtiendo que aún cuando el IES Juan Ramón Jiménez completase las obras, se quedaría pequeño e insuficiente para cubrir la demanda de plazas públicas en educación secundaria en el barrio, hecho que la Consejería de Educación siempre negaba argumentando que nuestros cálculos eran erróneos.

El pasado martes 10 de diciembre, en una reunión con la Viceconsejera de organización educativa, Pilar Ponce, el Director General de Infraestructuras y Servicios, Ignacio García, la Directora del Área Territorial, Coral Báez y el Jefe de Área, Francisco Cilleruelo, reconocieron por primera vez que el instituto Juan Ramón Jiménez no tiene capacidad suficiente para escolarizar a todo el alumnado que comienza en septiembre la etapa de secundaria.

La Consejería de Educación reconoce que la solución pasa por la construcción de un nuevo instituto en el barrio, mientras tanto hasta que se pueda hacer uso de sus instalaciones, crearían un centro “fantasma” (lo que llaman un IES jurídico), trasladando diariamente al alumnado, en autobús a algún centro con aulas libres fuera del barrio.

Para la construcción han pensado en solicitar al Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, la cesión de la parcela destinada para usos deportivos que se encuentra junto el polideportivo María de Villota. Según los cálculos de Educación, una vez sea cedida la parcela, estiman que el plazo de ejecución de la obra será de unos veintidós meses por lo que para el curso 2022-2023 estaría terminado.

Teniendo en cuenta que este proyecto requiere de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para cambiar el uso del suelo y aumentar su edificabilidad, que es un trámite que suele tardar varios años, que hasta que no haya cambio de uso no puede haber cesión, que sin cesión no puede haber proyecto, que luego hay que licitar la obra y después construir el edificio, el plazo de dos años que dio la Viceconsejera suena poco menos que a tomadura de pelo.

No dejaron nada claro qué centros de educación primaria, CEIP los Rosales, CEIP El Greco o CEIP Ausías March, quedarán adscritos al nuevo instituto «fantasma» y cuales al IES Juan Ramón Jiménez, ni si el alumnado procedería de un sólo centro o de más de uno, pero sí que confirmaron que para el próximo curso tres grupos pertenecerán al nuevo IES de creación jurídica, «siempre y cuando se haya conseguido a tiempo la cesión de la parcela». Estas tres clases deberán estar ubicadas en otro centro, no se sabe cual ya que solo dijeron estar buscando que sea lo más cercano posible, no necesariamente en el distrito y asumiendo, eso sí, el desplazamiento en autobús mediante una ruta escolar.

Esto supone que alrededor de 100 alumnos y alumnas comenzarán su etapa de secundaria en un centro fuera del barrio y que en los años sucesivos serán muchos más, porque desde el principio se ha optado por una política de parches que ha acabado estallando al no contar con la planificación necesaria que garantizara la continuidad escolar de nuestras hijas e hijos.

A esta situación hay que añadir que la Consejería de Educación tiene que asegurar la continuidad de la enseñanza bilingüe al alumnado que salga del CEIP Ausías March. El nuevo instituto “fantasma” sería bilingüe y está por ver si el Juan Ramón Jiménez hace las gestiones para serlo a partir de septiembre, lo cual añade una nueva complejidad que acabará repercutiendo en todos los centros del barrio.

Intentaremos recabar más información en los próximos días y convocaremos una asamblea a primeros de enero para decidir las acciones a adoptar, porque no estamos hablando de una posibilidad, es la confirmación de que otra vez niñas y niños del barrio se verán obligados a estudiar fuera del barrio a partir de septiembre.

AMPA CEIP Ausias March, AMPA CEIP El Greco, AMPA CEIP Los Rosales, AMPA IES Juan Ramón Jiménez y AVIB.