Resumen de la situación de la escolarización en el barrio tras la reunión con la Consejería de Educación

945

El pasado 4 de marzo de 2020 acudimos a la sede la Viceconsejería de Organización Educativa para tener la tercera reunión en menos de tres meses para informarnos de los planes de la Consejería respecto a la escolarización en el barrio durante los próximos años.

No fue una reunión como las anteriores porque surgió fruto de las movilizaciones que se estaban llevando a cabo en el barrio que había logrado juntar a mucha gente en los diferentes actos que se habían convocado (concentración en la Consejería, colocación de lazos amarillos, campañas en redes sociales, proposición en el pleno aprobada por unanimidad…). De hecho, la convocatoria fue realizada el mismo día que se colocaban los lazos en las puertas de los centros, lo que indicaba que podría haber novedades positivas.

Hay que recordar que en la primera reunión, celebrada el 10 de diciembre, las mismas personas que estaban en la reunión de marzo, nos dijeron que para este curso el Juan Ramón Jiménez ya no podría acoger a tres grupos y que se crearía un instituto jurídico en la parcela deportiva de la calle Estefanita y que mientras se construía un nuevo instituto, que estaría terminado para el inicio de curso 2022-2023, tres autobuses llevarían a los grupos a un centro fuera del barrio.

En la segunda reunión, la celebrada en la sede de la DAT de Madrid Capital, la solución pasaba por ubicar los tres grupos en el Ausias March mientras se terminaba el instituto en la parcela deportiva que estaría terminado en 2021-2022. Esta misma solución y plazos fueron dados en la Asamblea de Madrid por el Consejero de Educación, Enrique Ossorio, en una interpelación realizada el 5 de febrero, así como en varias declaraciones a los medios de comunicación coincidiendo con nuestras movilizaciones.

Y llegamos por fin al 4 de marzo A la reunión acudieron por parte de la Consejería de Educación la Viceconsejera, Pilar Ponce, el Director General de Infraestructuras y Servicios, Ignacio García y la Directora del Área Territorial, Coral Báez. En esta ocasión también se invitó como representantes del Ayuntamiento al Concejal Delegado del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, y la Concejala del distrito de Villaverde, Concha Chapa. Además, también fueron invitadas, como es habitual, las directoras de los centros educativos públicos del barrio.

Y como se sospechaba por la convocatoria y por las personas presentes en la reunión, lo que venían a anunciar es que en lo fundamental daban la razón a lo que las asociaciones de madres, padres, vecinas y vecinos llevábamos solicitando estos meses se había conseguido: las niñas y niños de Butarque no se van a ver obligados a salir del barrio para estudiar y se construirá un nuevo instituto en las parcelas educativas del UZP 1.05 tal y como se llevaba solicitando desde hace años.

En la práctica esta situación supone una victoria de la movilización llevada a cabo y debemos felicitarnos como barrio por ello, porque una vez más se ha demostrado que las decisiones políticas cambian si existe presión por parte de la gente, y que esa es la única vía para lograrlo.

Pero dicho esto, el triunfo es puntual, no es definitivo por dos motivos: el primero, porque aunque todo el alumnado se quedará en el barrio, no está muy claro que las condiciones vayan a ser las mejoras, y el segundo motivo es que no podemos fiarnos de quien tantas y tantas veces nos ha terminado engañando.

La propuesta que se puso sobre la mesa es que el IES Juan Ramón Jiménez, una vez que va a ser un instituto bilingüe, ha dejado de tener problemas de capacidad, y donde antes no entraban tres grupos, ahora entran muchos más, tantos como que pretenden ampliar a línea 10 en el curso 2020-2021 para asegurar la escolarización de todo el alumnado que lo solicite, y aún así, según el Director General de Infraestructuras, que era incapaz de saber cuántas aulas tenía el Juan Ramón Jiménez (muchas libres era todo lo que acertaba a decir), sobrarían para mantener línea 8 en 2021-2022, porque a partir del curso siguiente ya estaría construido, según sus planes, el nuevo instituto y el Juan Ramón Jiménez volvería a la línea 6 para la que fue diseñado.

Aseguran también que no se van a perder espacios, ni desdobles, ni laboratorios, que todo cabe aunque no sepan decir cuántos espacios se pueden acabar adaptando a aulas.

Sobre la construcción del nuevo instituto también hay novedades importantes. Ya no será en la parcela deportiva de la calle Estefanita, sino que se levantará sobre las parcelas educativas del UZP 1.05, las mismas parcelas que llevamos años diciendo que deberían solicitar, las mismas donde era imposible hacerlo en diciembre y en enero. Pero ahora ya es posible, y por ese motivo estaban los responsables del Ayuntamiento de Madrid que se repartieron felicitaciones con la Consejería de Educación porque por fin se habían dado cuenta que era posible construir un equipamiento educativo en parcelas educativas y que eso era lo más lógico, fácil y rápido.

El instituto tendrá línea 5 o 6 (no tienen claras las aulas que tiene el Juan Ramón Jiménez, como para saber las que va a tener el futuro instituto). Pero lo que sí aseguraron es que eso que habían dicho de que estaría terminado en 2021 era una milonga, y que los plazos reales serían junio-septiembre para licitar el proyecto, último trimestre de 2020 para licitar la obra, mayo de 2021 para adjudicar y un año y medio para construir, con lo que prevén que para el inicio del curso 2022-2023 ya podrán empezar a usarse las primeras aulas.

Ante esta situación, las asociaciones expresamos claramente que no nos fiábamos de nada de lo que decían y que solicitábamos la creación jurídica del nuevo instituto para que ya no haya marcha atrás en la construcción, porque nos tememos que como el Juan Ramón Jiménez pueda acoger al alumnado, aunque sea en condiciones de saturación, la idea de construir un nuevo centro pasará a la historia.

Pero la respuesta de la Consejera fue que no había motivos por los que dudar, que lo que estaban diciendo era un compromiso firme y que no tenía sentido crear un instituto fantasma por nuestros temores.

Poco más podíamos decir después de que se nos garantizara la escolarización de todo el alumnado y la construcción del nuevo centro, por lo que les pedimos que nos volviéramos a ver en septiembre para analizar cómo había transcurrido la escolarización en el Juan Ramón Jiménez, y cómo estaban los plazos para la construcción del nuevo instituto.

La conclusión es que, como hemos dicho, se han logrado los objetivos que se solicitaban para este curso, pero no podemos bajar la guardia si queremos que finalmente esté construido el nuevo instituto en poco más de dos años.

Por eso nuestra primera decisión fue informar directamente a través de una asamblea en lugar de un comunicado, ya que por escrito podría parecer que todos los problemas están resueltos y que podíamos despreocuparnos de la escolarización en el barrio, cuando no debe ser así.

En la asamblea celebrada el 6 de marzo, y después de haber informado la situación actual, pusimos sobre la mesa la opción de desconvocar la manifestación prevista para el próximo 15 de marzo en la puerta del Sol como gesto hacia el cambio de postura de la Consejería de Educación, pero para que no se olviden de que vamos a estar muy atentos a los acontecimientos y no vamos a permitir que los plazos se incumplan, o que las condiciones del alumnado en el Juan Ramón Jiménez no sean las adecuadas, vamos a convocar las siguientes acciones:

  • El 29 de marzo convocaremos un acto para colocar la primera piedra del nuevo instituto que a la vez sirva de celebración de lo que hemos conseguido hasta ahora y para que la Comunidad de Madrid recuerde que tiene que cumplir un calendario y que vamos a seguirlos muy de cerca.
  • Se ha acordado solicitar un pedido de camisetas amarillas para que las niñas y niños vuelvan a llevarlas todos los viernes para que no se olviden los compromisos.
  • El 10 de mayo participaremos en una nueva edición de la bicicletada a Sol para reivindicar los equipamientos educativos que hacen falta en toda la Comunidad de Madrid y tendrá salida desde la puerta del Juan Ramón Jiménez y llegada a la Puerta del Sol.

Hay que estar muy [email protected] por lo conseguido, pero también hay que estar muy vigilantes porque por desgracia son muchas las veces donde nos han prometido inversiones que no se llevan a cabo. Por eso no podemos parar hasta conseguir #OtroInstitutoEnButarque #Somos1.