La FRAVM presenta sus propuestas al nuevo Plan General

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) deberá impulsar el retorno sobre una ciudad acabada en precario y la configuración de un gran anillo verde exterior que la abrace. Son los ejes maestros de las sugerencias elaboradas por la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) en la fase de preavance de la revisión del PGOUM, unas sugerencias en gran medidas alimentadas con las reivindicaciones de las casi 170 asociaciones federadas de la capital. En su propuesta de revisión, el Ayuntamiento de Madrid reconoce la necesidad de volver sobre la ciudad existente, sobre el Madrid consolidado, poniendo freno a la desaforada y depredadora urbanización que ha caracterizado la política urbanística de la capital. Algunas de sus propuestas, sin embargo, se dan de bruces con la referida declaración de intenciones, toda vez que plantea declarar urbanizables terrenos que ocupan ¡15 millones de metros cuadrados! en La Mina del Cazador, en Moncloa-Aravaca; al sur de la M-45, en Villaverde; entre la M-50 y el parque regional del Sureste, en Villa de Vallecas y al sur del aeropuerto de Cuatro Vientos. La FRAVM pide, en coherencia con la estrategia de construir una ciudad compacta, que todos ellos sean clasificados como suelo no urbanizable de protección (SNUP) para su posterior incorporación a un anillo verde. Con el mismo objetivo plantea devolver los terrenos de algunos de los 22 desarrollos urbanísticos declarados nulos por una sentencia del Tribunal Supremo a su situación primigenia declarándolos no urbanizables. Pero solo algunos: exceptuamos las tres áreas ya urbanizadas (Arroyo del Fresno, Valdebebas y Atalayuela), así como el recinto de las instalaciones militares de Campamento. Para ello, se habrá de dar respuesta a los derechos de las miles de familias que han invertido sus ahorros en adquirir una vivienda que nunca llega. El objetivo de revertir la expansión desarrollista y construir una ciudad medioambientalmente sostenible, compleja, eficiente y equilibrada, requiere cortocircuitar unas políticas que contribuyeron a inflar una burbuja inmobiliaria cuya explosión ha dado lugar a un escenario sembrado de “casas sin gente y gentes sin casa”. Madrid cuenta aproximadamente con 200.000 viviendas vacías, más otro buen número de segundas residencias e innumerables familias que carecen de cobijo. Para garantizar la función social de las viviendas y hacer efectivo el artículo 47 de la Constitución española, la federación vecinal propone, entre otras medidas: Sacar al mercado las viviendas vacías e impulsar el alquiler: a) regulación por parte del Parlamento y en el marco de la revisión de la financiación de la Administración local, de la competencia de los ayuntamientos para establecer un impuesto sobre las viviendas desocupadas o, en su caso, de un recargo en el IBI, para lo cual los ayuntamientos deberían crear un Registro de Viviendas Desocupadas. b) Regulación de la expropiación temporal del usufructo de estas viviendas. c) Creación de un parque de alquiler que se nutra con las viviendas propiedad de las entidades financieras objeto de ejecución hipotecaria. d) Constitución de un parque público de viviendas en alquiler distribuido entre el IVIMA y la EMVS que, a medio plazo, sumaría del orden de las 120.000 unidades. La suma de las 200.000 viviendas vacías y las cerca de 100.000 que se podrían construir en el suelo urbano calificado ya como residencial satisfacen la proyección de la demanda a 30 años, considerando una media anual de 10.000-11.000: la revisión del PGOUM no debería proponer, por tanto, construir una sola vivienda más. Intervención en los mercados de suelo y la vivienda mediante la ampliación del patrimonio municipal de suelo vía negociación de cesiones, por parte de la Administración central (Ministerio de Defensa y Fomento, principalmente), de terrenos en desuso o que soportan usos obsoletos y el establecimiento de un impuesto municipal que grave la retención especulativa del suelo. Promover la rehabilitación y adecuación del parque existente mediante la elaboración de un Plan de Rehabilitación de la Ciudad. Requieren especial atención los 60.434 edificios que carecen de ascensor, la mayoría de los cuales tienen tres o más alturas. Cañada Real Galiana: la FRAVM aboga por la legalización de las viviendas existentes, la cesión de superficie de los terrenos a favor de los ocupantes y el desarrollo de un plan especial que aborde las cuestiones relativas a la urbanización, zonas verdes, equipamientos, infraestructuras… Las familias que residan en las viviendas que no sean legalizables por su proximidad al vertedero de Valdemingómez o por tratarse de chabolas serán realojadas en viviendas en altura. Medio ambiente: extensión del urbanismos a los tres niveles Al necesario freno de la construcción de nuevas viviendas y la gestión racional de las existentes, hay que añadir la promoción de medidas drásticas dirigidas a garantizar la sostenibilidad medioambiental de la ciudad: – Además de la integración de los terrenos que habrían de clasificarse como SNUP e integrarse en el anillo verde, proponemos la creación de grandes áreas forestales en la Mina del Cazador (ampliación de la Casa de Campo), terrenos adyacentes al Monte del Pardo (creación de la Casa de Campo del Norte), sur de la M-45 hasta Getafe, áreas exteriores de la M-50 en Valdemingómez, remate de Campamento… -Terminación de grandes parques, hoy inconclusos, como la cuña verde de O ?Donnell, el parque de La Gavia, la Casa de Campo de Valdebebas…, la ampliación de la Casa de Campo mediante la absorción de los terrenos de la Mina del Cazador, la creación de la Casa de Campo del Norte (en 2007 el Ayuntamiento anunció la creación del segundo parque más grande de la ciudad con 1.000 hectáreas de superficie, la rehabilitación de los parques de Plata y Castañar, algunas zonas del cerro del Tío Pío, ambas en Vallecas, o de Pradolongo (Usera) y la ejecución del tramo sur del parque lineal del Manzanares. -Anulación de las operaciones que promueven el uso del vehículo privado, como el cierre norte de la M-50, la R-1 y la ampliación de la M-40. -Apertura al público de algunas zonas verdes de acceso restringido o por la creación de huertos urbanos comunitarios estables o bien temporales en suelos públicos hasta que las administraciones correspondientes ejecuten los equipamientos programados, entre otras medidas. -La extensión del urbanismo a tres niveles de ordenación que la FRAVM plantea pasa por ordenar las aguas subterráneas para recuperar los lechos y riberas de los ríos y arroyos que atraviesan la capital, así como por la eliminación de los tendidos de alta tensión y una estricta regulación de la instalación de antenas de telefonía móvil que garantice la salud de las personas, en especial de las más sensibles, respetando distancias mínimas a centros escolares, de mayores… -Gestión racional y eficiente de las energías. A tal efecto proponemos realizar una auditoría del grado de cumplimiento de la Ordenanza de Gestión y Uso Eficiente del Agua en Madrid; redactar una ordenanza de uso sostenible de la energía; crear incentivos económicos y fiscales para mejorar la eficiencia de las viviendas; obligación de que los edificios dotacionales realicen una auditoría energética… – La gestión de los residuos sólidos en una ciudad en la que cada ciudadano genera 450 kilogramos de basura al año (suman un total de 1,5 millones de toneladas anuales) es otra de las asignaturas pendientes de la capital, dado un grado de aprovechamiento o reciclaje notablemente bajo. Proponemos ampliar la red de puntos limpios; erradicar los vertederos ilegales; impulsar sistemas alternativos de recogida de basuras como la recogida neumática para reducir la emisión de contaminantes; instalación de contenedores de residuos específicos en grandes superficies comerciales… – La lucha contra la desmedida contaminación atmosférica de Madrid debería ir acompañada por medidas específicas contra lacontaminación acústica(desmantelamiento del aeropuerto de Cuatro Vientos, soterramiento de la M-40 en los tramos más cercanos a las viviendas, elaboración de planes de amortiguación de los ruidos de la M-30 en varios tramos y de un plan especial contra el ruido causado por el ocio nocturno) y lacontaminación electromagnética(enterramiento de los cables de alta tensión y elaboración de una ordenanza reguladora de la instalación de antenas de telefonía móvil..). – Mención especial merecendos instalaciones especialmente nocivas para el medio ambiente y la salud de los vecinos: el CIEMAT y la incineradora de Valdemingómez. Urge desmantelar el cementerio nuclear, el traslado, limpieza del suelo y cierre de las instalaciones de investigación con material radioactivo o peligroso y la realización de un estudio epidemiológico que determine las afecciones provocadas por su actividad en la salud del vecindario. Con respecto a Valdemingómez, las asociaciones vecinales del entorno piden regular la distancia mínima de las viviendas de nueva construcción a 8 kilómetros y la elaboración de un plan específico de erradicación de los malos olores. Red de dotaciones públicas Una ciudad equilibrada debe contar con una red suficiente de equipamientos públicos y Madrid sigue estando francamente subequipada, un déficit que se repite en los nuevos desarrollos urbanísticos (el Ayuntamiento de Madrid suscribió con la FRAVM acuerdos de equipamientos para Montecarmelo, Las Tablas y Sanchinarro que no se han ejecutado; de las actuaciones contempladas en el Plan Especial de Inversiones de Villa de Vallecas, que finalizó en diciembre de 2012, se han ejecutado apenas el 50%). -Equipamientos educativos: 45 de los 128 barrios de Madrid carecen de ciclos educativos impartidos por centros públicos. Para eliminar este déficit, habría que construir, al horizonte de 2020, entre 36-70 escuelas infantiles con un tamaño medio de 120 plazas. -Equipamientos sanitarios: observada la media deseada de un centro de salud para cada 25.000 habitantes, son necesarios varios en Retiro, San Blas, Tetuán, Moratalaz. El vecindario reclama, asimismo, la reapertura del centro de especialidades de la calle Olesa de Montserrat (Fuencarral), la edificación de un hospital de referencia en la zona oeste y otro en el este, en los terrenos del antiguo hospital del Aire de la calle Arturo Soria, así como mantener el uso sanitario del antiguo hospital Puerta de Hierro y la ampliación de la red de centros de atención a drogodependientes. -Equipamientos deportivos: 1,6 millones de madrileños carecen de centros deportivos públicos en sus barrios de residencia y más de medio millón no tienen acceso a pistas deportivas. La infradotación de estos equipamientos es particularmente grave en los distritos de Centro, así como en Carabanchel, Ciudad Lineal y Villaverde. De forma paralela, encontramos anomalías cuanto menos chocantes, como la infrautilización de la Caja Mágica, el Madrid Arena, el estadio de Vallehermoso… para los cuales proponemos un plan específico de explotación que contemple el uso de sus instalaciones para las vecinas y vecinos al precio que establecen las tarifas municipales. La gestión restrictiva de instalaciones deportivas va mucho más allá: más del 70% de las 1.523 hectáreas calificadas por el PGOUM de uso deportivo se gestionan en condiciones que limitan el acceso a una gran parte de la ciudadanía. Es el caso del club de Campo, Club Puerta de Hierro… -Equipamientos de bienestar social: para alcanzar la ratio deseable de 4.400 personas mayores de 65 años por cada centro de mayores, habría que construir 23 centros más que los 13 propuestos por el Ayuntamiento (en la actualidad hay 140) y 12 adicionales a los 21 centros de día que el Ayuntamiento calcula que son precisos. Las necesidades, distrito a distrito, están desarrolladas con mayor precisión en el documento de sugerencias. Muchas de ellas están asociadas a propuestas concretas de obtención de suelo en las cocheras de metro de plaza de Castilla, Cuatro Caminos, Canillejas…, cocheras de la EMT de Bravo Murillo y de La Elipa, instalaciones militares como los cuarteles de la calle Granada, el Gobierno Militar del paseo de Reina Cristina, edificios militares de Campamento, la antigua cárcel de Carabanchel, la finca de Vista Alegre… o a propuestas más genéricas, tales como el uso de espacios interbloque de los polígonos de bloque abierto, zonas infrautilizadas de los mercados municipales… Movilidad y transporte La conquista de un modelo de movilidad sostenible pasa, a juicio de la FRAVM, por romper un modelo territorial uninuclear por el cual la almendra central de la capital, que solo ocupa el 0,5% de la región, concentra casi un quinto de la población y la inmensa mayoría de museos, teatros, lugares de ocio nocturno, ministerios, consejerías… apostando por una estructura polinuclear que potencie áreas periféricas al objeto de reducir el número de viajes necesarios. La desincentivación del uso del vehículo privado pasa por potenciar el transporte público y pordejar de invertir en infraestructuras viarias mastodónticas. En este sentido, nos oponemos a la ampliación de carreteras antes mencionadas (ampliación de la M-40, cierre norte de la M-50…), así como a nuevas operaciones contempladas en el documento de preavance, como la eventual conversión de la avenida de Entrevías en una vía rápida y la construcción de una avenida de cuatro carriles entre la calle Comercio y la rotonda del monumento del 11M en Atocha. La mejora de la red del transporte público pasaría por la creación de la segunda circular de metro (nueva L-13 sumada a la prolongación de la L-11); la prolongación de la L-11 hasta el barrio de la Fortuna con una estación intermedia en el barrio de Las Águilas (Latina), más las propuestas en el Preavance (de la L-3 hasta El Casar y L-9 hasta Mirasierra). Sumamos a éstas actuaciones puntuales como la unión de las L-5, L-7 y L-2 en la estación de Estadio Olímpico, la unión de las L-5 y L-8 en San Severo o Los Coronales…, así como la ampliación de la red de metro hasta los nuevos desarrollos del sureste. Todo ello debería ir complementado con la ampliación de los aparcamientos disuasorios en las entradas a Madrid vinculadas a los puntos de intercambio modal y la corrección del efecto borde por el cual se saturan polígonos petrimetrales a la M-30 situados fuera de la zona SER. El Madrid del futuro debería, asimismo, mejorar los espacio de tránsito peatonal, ampliar las áreas de prioridad residencial (APR) a Argüelles (Moncloa), Arapiles (Chamberí), Bellas Vistas, Almenara y Valdeacederas (Tetuán), Prosperidad (Chamartín), La Estrella (Retiro)… y fomentar la bicicleta como medio de transporte completando el anillo ciclista y segregando el espacio de las bicis. Se debería multiplicar, además, el número de aparcabicis en todos los edificios oficiales, centros de enseñanza, superficies comerciales, estaciones de metro y de cercanías, intercambiadores de transporte. Actividad económica Por último, en la estrategia de promover una ciudad polinuclear y de recuperar el tejido industrial perdido en las últimas décadas, planteamos reactivar el carácter estratégico de zonas industriales como el polígono tecnológico de Villaverde y la revitalización de polígonos existentes del distrito (La Resina…); la creación del polígono tecnológico de Cuatro Vientos; la transformación de Abroñigal-Santa Catalina prolongando el parque empresarial de Méndez Álvaro, así como la ampliación de Mercamadrid y Atalayuela. A menor escasa, proponemos fomentar la función productiva de algunas zonas a través, por ejemplo, de la creación de centros comerciales abiertos, entendidos como el comercio de un barrio agrupado, cooperativizando determinados instrumentos: centralización de las compras, venta on line, publicidad, tarjeta de crédito o débito común… que el PGOUM podría impulsar diseñando itinerarios peatonales… Sería conveniente, asimismo, creaer viveros horizontales en locales vacíos de planta baja destinados a alojar pequeñas empresas o trabajadores autónomos y fomentar la instalación de negocios no alimentarios en los puestos vacíos de los mercados municipales, precia readecuación. Comentarios