Los ‘indignados’ protestan ante el Congreso

55

Tras una pancarta principal con el lema ‘Pienso, luego resisto. www.tomalaplaza.net’ y otra de cabecera en la que se podía leer ‘Reforma laboral para los políticos’, los acampados de Sol, que anunciaron que abandonarían la plaza el próximo domingo, avanzaron por la plaza de Canalejas hasta la Carrera de San Jerónimo, impidiendo la circulación rodada en estas céntricas vías madrileñas, para protagonizar una sentada frente a la sede de la Cámara Baja. A pesar de la inciativa y de la intención de permanecer toda la noche en la Carrera de San Jerónimo, los ‘indignados’ , decidieron abandonar la sentada frente al Congreso y centrase en la acampada que desde hace semanas llevan a cabo en la madrileña puerta del Sol por lo que dejaron el lugar poco después de la una y media de la madrugada. La presencia de ‘indignados’, que fue aumentado con el paso de las horas, concentró hasta casi un millar de personas que poco antes de la medianoche cantaban ‘Rubalcaba, esto no se acaba’, en referencia al movimiento iniciado el 15 de mayo. La asamblea general convocada en la Puerta del Sol para las ocho de la tarde fue suspendida finalmente para secundar esta iniciativa. Durante la marcha se pudieron oír gritos como ‘Violencia es no llegar a fin de mes’, ‘Reforma laboral, parada patronal’, ‘No falta dinero, sobran ladrones’ o ‘Eso, eso, eso, nos vamos al Congreso’. Asimismo, portaban pancartas contra la negociación colectiva y con lemas como ‘Ley propatrón, explotador no’, ‘Recortes a ricos primero’, ‘Negociación imposición’ o ‘Se alquila esclavo’. ‘Eso, eso, eso, acampada en el Congreso’ Los ‘indignados’ que protagonizaron la sentada reivindicativa frente al Congreso al grito de ‘Pasamos o acampamos’ fueron recibidos por un fuerte dispositivo policial a su llegada a la sede de la Cámara Baja. Hasta once furgones de la Policía Nacional aguardaban en una esquina del Congreso de los Diputados de manera preventiva por si fuera necesaria su intervención, mientras que un grupo de agentes de los antidisturbios custodiaban la escalinata de acceso a la Cámara Baja. A pesar de los llamamientos de los congregados para que les dejaran acceder a la sede donde reside “la soberanía del pueblo español”, los agentes comunicaron a los portavoces de la iniciativa la prohibición de acceso al Congreso. Los ‘indignados’ han respondido sacando una tienda de campaña y al grito de ‘Eso, eso, eso acampada en el Congreso’. Esta circunstancia ha motivado un momento de tensión con la Policía Nacional, ya que los congregados blandieron la tienda de campaña y se abalanzaron contra el cordón policial de agentes antidisturbios que protegía el Congreso. Los efectivos policiales se despojaron de sus gorras y se ataviaron con los correspondientes cascos antidisturbios. No obstante, poco después, y una vez normalizada la protesta, los agentes volvieron a retomar sus gorras a última hora de la noche. “Sin el casco estáis más guapos”, les han respondido los congregados. Asimismo, los ‘indignados’ han exhortado a los policías a apoyar el acto de protesta con proclamas como ‘Al lado bueno, pasaros ya’, ‘Policía, únete’ o ‘Policía, no defiendas a los ladrones’. ‘Rubalcaba, da la cara’ Portavoces del movimiento han pedido por megáfono a los concentrados retomar la protesta de Sol y acudir a la asamblea general convocada para este miércoles en la céntrica plaza, algo que han declinado mayoritariamente los congregados frente al Congreso. Finalmente, la asamblea general convocada en la Puerta del Sol para las ocho de la tarde fue suspendida finalmente para secundar esta iniciativa. Ningún diputado o responsable político ha acudido a hablar con los ‘indignados’ a pesar de que estos les exhortaban a ello con sus proclamas. ‘Rubalcaba, da la cara’, señalaban los congregados, que gritaban ‘Ahí está la cueva de Alí Babá’ mirando a la sede de la Cámara Baja. Los concentrados han hecho también un llamamiento a celebrar una asamblea del 15-M en el Congreso, han reclamado la absolución de los arrestados vinculados a este movimiento y han exigido reiteradamente la retirada de la reforma laboral. ‘Estas con las llaves de mi padre’, han gritado con sus llaveros en las manos. Contra la reforma laboral Durante el acto, los congregados leyeron un manifiesto contra la reforma laboral que el Gobierno tiene previsto aprobar el próximo viernes en el que alertaron de que la reforma de la negociación colectiva supondrá acortar “de forma drástica” los niveles de vida. Esta reforma, según dijeron, supondrá una bajada de sueldos y un aumento de la jornada laboral. “No me importa un pepino”, han gritado en referencia a las propuestas de la canciller alemana Angela Merkel para mejorar la competitividad. “Basta, no somos mercenarios”, han señalado para mostrar su rechazo a estos “vergonzosos recortes” al tiempo que han hecho un llamamiento a una huelga general y han lanzado proclamas de ‘manos arriba, esto es un contrato’ o ‘Lo va a firmar tu puta madre’.