Madrid debe más de 1.000 millones de euros a proveedores

36

Numerosas corporaciones municipales han remitido ya al Ministerio de Hacienda las millonarias deudas que tienen con sus proveedores y, por el momento, es el Ayuntamiento de Madrid el que encabeza el listado de morosidad, al tener pendientes de pago 1.017 millones de euros. Hoy termina el plazo que Hacienda ha dado a los ayuntamientos para que presenten sus facturas y puedan acceder a una línea de crédito de hasta 35.000 millones, de los que se calcula que 18.000 irán a los consistrios y el resto a las comunidades autónomas. Con este plan, se logrará crear entre 75.000 y 100.000 empleos, según ha explicado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que ha subrayado que esta iniciativa evitará que muchas empresas cierren e imprimirá más rigor a las administraciones territoriales. A pesar de que la mayoría de municipios recurrirán a esta medida, algunos consistorios como Barcelona, Málaga, Valladolid, Segovia y Girona han avisado de que no pedirán este crédito porque no lo necesitan para liquidar sus deudas. Barcelona, Málaga, Valladolid, Segovia y Girona han avisado de que no pedirán este créditoMadrid ha informado de que el Ayuntamiento, las empresas públicas municipales y sus organismos autónomos deben más de 1.017 millones a alrededor de 1.700 empresas y que adeuda 86 millones más que no pueden acogerse a este plan porque las facturas no son de obras, servicios y suministros, como establece el plan del Ejecutivo. En cambio, el ayuntamiento de Barcelona no recurrirá a esta línea porque solo tiene cinco facturas pendientes de años anteriores, con un importe que no supera los mil euros. Al igual que Barcelona, el consistorio de Girona tampoco solicitará este crédito, ya que sus deudas de años anteriores solo ascienden a 243.000 euros. Con los datos hechos públicos hasta el momento, si se tiene en cuenta el número de habitantes, resulta llamativa, por ejemplo, la morosidad de la ciudad autónoma de Ceuta, que, con una población de unos 83.000 habitantes, ha recopilado facturas por importe de unos 80 millones de euros. Cada ceutí adeudaría 971 euros, mientras que la deuda de cada madrileño rondaría los 311 euros. Por su parte, el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, señaló ayer que su Ayuntamiento debía a 31 de diciembre de 2011 (fecha fijada en la norma del fondo) entre 175 y 190 millones de euros, aunque la cifra se debe certificar hoy de forma definitiva. La Ciudad Autónoma de Ceuta debe facturas por importe de unos 80 millones de euros El Ayuntamiento de Zaragoza ya ha cerrado sus cuentas y ha desvelado que tiene 7.499 facturas por un importe de 164,4 millones euros. Por su parte, el Ayuntamiento de Palma de Mallorca ha preparado un dossier con 15.000 facturas que debe a 886 proveedores y que ascienden a 109 millones de euros. En Andalucía, la mayoría de los grandes ayuntamientos han anunciado que se van a acoger a esta media, a excepción del de Málaga, al que no le hará falta recurrir a este fondo porque su situación es “solvente y saneada”. El consistorio de Granada ha enviado un listado de 3.730 facturas por un importe de 107 millones de euros, en tanto que el de Córdoba mantiene una deuda de 25,5 millones de euros. Almería está estudiando si se acoge al fondo para abonar los 11 millones de euros que adeuda según el listado remitido, mientras que Sevilla y Jaén no han avanzado su cifra definitiva, aunque rondaría entre los 50 y 60 millones, en el caso de la primera ciudad, y los 300 millones, en el de la segunda. Sobre 250 millones de euros suman las facturas de las capitales de provincia de Castilla y León, de los que más de la mitad corresponden al consistorio de León. El ayuntamiento de Toledo ha reunido facturas por importe de 29,7 millones de euros, el de Albacete por 35 millones, el de Ciudad Real por 10,1 millones y el de Cuenca por 22,3 millones. En Galicia, las principales ciudades han reconocido pagos por 29,8 millones de euros: Santiago (13,1 millones), A Coruña (7,6 millones), Ferrol (4,7 millones) y Vilagarcía (4,4 millones). En cambio, Vigo, Pontevedra y Lugo aseguran que carecen de facturas impagadas, la misma situación del ayuntamiento de Logroño, que ha confirmado que tiene pagadas todas sus facturas con proveedores. Los ayuntamientos vascos no requerirán ayuda estatal, ya que su financación depende de las Diputaciones, aunque las tres capitales de la comunidad no tienen previsto hacerlo al sostener que no tienen deudas con proveedores. Muchos ayuntamientos de pequeñas localidades han remitido las facturas para poder aliviar su situación, como es el caso de la solicitud de 500.000 euros por parte de Peleas de Abajo (Zamora), uno de los pueblos más endeudados a pesar de tener solo 274 habitantes.