Resumen de la reunión con la Demarcación de Carreteras de Madrid

El pasado 21 de febrero mantuvimos la reunión acordada con Eladio Lanzas (Jefe de la Demarcación de carreteras de Madrid), Jaime López Cuervo (Jefe Servicio Conservación DC de Madrid) y Enrique Arredondo (Inspector Explotación A4), en contestación al escrito enviado por AVIB a esta sede. Se abordaron los siguientes temas relacionados con las entradas necesarias para el barrio: Respecto a la propuesta planteada para una entrada en el barrio desde la autovía A4 sentido Córdoba, a desembocar en la rotonda/semáforo de la calle Zafiro, nos comentaron que era inviable porque no cumple la legislación vigente, por la cuál una salida debe estar mínimo a 1.000 metros de otra (en este caso, salida San Martín de la Vega M-301). Al comentarle que retrasaran su posición para que cumpliera con la legislación, nos comentaron que era del todo imposible por no existir “elementos urbanísticos” a los que conectar la salida, tipo rotonda o calle. Cuando les indicamos que otras carreteras, como la recién remodelada A2, incumplían en algunos tramos esta ley, nos contestaron que habían sido así abordadas por haberse aprobado esos planes anteriormente. En alusión a la salida desde la A4 sentido Córdoba hacia la Av. de los Rosales, cerrada desde el año 2005, por accidente mortal, nos comentaron que era inviable reabrir esta vía después de ese suceso y dado que implicaba un cambio del sentido de la marcha en pocos metros y ser una salida de corto recorrido podría llegar a implicar problemas de tráfico en la A4. Ante otras posibles alternativas, volvieron a insistir en la norma de que entre dos carriles de deceleración no puede haber menos de 1000 metros. Preguntados por la rotonda cercana a la M-45 en la parte final de la calle Berrocal, en la zona de Hercesa, comentaron que esa conexión no está prevista y que de acometerse tendría que realizarse a través de una vía de servicio, nunca desde la “vía troncal” por cerca que ésta pase de un acceso al barrio. Dijeron que existe una proposición de carril específico para transporte público, equivalente a un BUS-VAO, del que podría llegar a conectarse una entrada hacia el barrio, pero que es una idea aún muy muy lejana. En cuanto a la salida 22 de la M-40, cerrada al tráfico, nos explicaron que por el mismo motivo de seguridad vial había sido cerrada al tráfico por establecerse en una zona de escasa maniobra y alta densidad de tráfico. Además de haberse realizado con un problema de contraperalte en la zona de la salida. Que está previsto en un futuro más “alentador”, un estudio integral de revisión / remodelación de la vía M40, en el que podría estudiarse más profundamente esta salida. Hicimos hincapié en el problema de las inundaciones que dejaban el barrio incomunicado, con el acceso a la M-40, como los sufridos el pasado 28 de septiembre. Ante esto no supieron contestarnos y alegaron que al tener más alternativas de salida, como el acceso a la M-45, no lo consideraban un tema de importancia. Lo que sí tienen en mente, es aumentar en un tercer carril la A4, siempre con la intención de descongestionarlas de tráfico pero no con intención de dar entradas al barrio. En definitiva, para ellos no es un problema que tengamos que hacer 3,5 km. para dar la vuelta y poder entrar a nuestro barrio. Llegaron a decir que reclamáramos al Ayuntamiento de Madrid, que era quién había dado permiso para construir un desarrollo urbanístico como el nuestro sin tener una previsión de accesos. A esto les contestamos que los accesos existían y que habían sido cerrados posteriormente. Si no eran seguros, era competencia de ellos proporcionar alternativas que sí lo fueran. El problema es el de siempre. Dicen que tienen un presupuesto de subsistencia y que no es posible embarcarse en nuevos proyectos. A pesar de no aceptar ninguna de las propuestas que presentamos, desde AVIB continuaremos insistiendo en la necesidad de mejorar los accesos al barrio. No es justo que tengamos una vía, como la A4, que pasa a pocos metros de nuestras casas, y que ejerce de efecto barrera sobre nuestro barrio, y que ni siquiera tengamos una manera de acceder directamente.