Vecinos recogen firmas contra la Medalla de Honor que ha recibido Gallardón

33

Madrid, 15 may (EFE).- Las asociaciones vecinales de distritos como Latina, Arganzuela, Villaverde, Vicálvaro y Carabanchel, y las secciones sindicales de UGT, CGT, USO y CCOO en el Ayuntamiento han emprendido una recogida de firmas contra la Medalla de Honor de Madrid recibida hoy por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón. Ruiz-Gallardón ha recibido hoy de manos de la alcaldesa, Ana Botella, la Medalla de Honor de la ciudad que le fue concedida por el pleno del Ayuntamiento con los votos a favor del PP, PSOE e IU -no así el de UPyD, que se opuso-. Las secciones sindicales y las asociaciones vecinales de varios distritos han expresado su rechazo a esta medalla, y han emprendido una recogida de firmas para protestar por lo que consideran un “absoluto despropósito”, porque sus años de alcalde “no fueron otra cosa que el uso y abuso del cargo público para su propia vanidad, gastando de manera ostentosa los bienes y presupuestos municipales”. Como argumentos, subrayan que la gestión del excalcalde estuvo “plagada de ilegalidades”, y recuerdan que hay al menos ocho decisiones u ordenanzas revocadas por los tribunales (las obras de la M-30, la modificación de la ordenanza fiscal de vados, la ampliación de la zona de parquímetros o la privatización de la gestión de las licencias urbanísticas, entre otras). Pero sobre todo, recalcan que su gestión dejó “en la ruina total” las arcas municipales por el “despilfarro” en obras “impropias”, “ostentosas” e “inútiles”, como el soterramiento de la M-30, el traslado de la sede del Ayuntamiento al Palacio de Cibeles, o las “cabezonadas olímpicas”. Todo ello se ha traducido, según sostienen, en “desmesuradas” subidas de impuestos y tasas. Junto a esto, los firmantes se quejan de la privatización de la gestión de instalaciones municipales (como centros culturales, deportivos, de mayores o el teatro Español), de las fiestas y cabalgatas, o de servicios como la gestión de licencias, el registro y padrón municipal, los servicios sociales o el teléfono 010. “En estos momentos casi toda la gestión de la ciudad de Madrid está en manos de las grandes empresas, en particular de las constructoras de los amigos de Gallardón”, critican en la carta que acompaña las firmas. Y se quejan también del “abandono” de los equipamientos y servicios de los barrios, el “centralismo” que ha dejado con escasa participación a los distritos, o su postura “autoritaria y antidemocrática, con unos órganos absolutamente vacíos de contenido, una cerrazón total a la participación vecinal y normativas restrictivas de derechos”. “Esta persona se merece estar procesada, por las muchas ilegalidades cometidas durante su mandato, y por la dilapidación de caudales públicos; debería estar inhabilitada para ejercer cargo público; y debería haber pagado de su bolsillo los perjuicios económicos que ha causado a la ciudad durante su mandato”, insisten.