Vecinos de San Cristóbal de los Ángeles denuncian el abandono, por parte de los bancos, de viviendas desahuciadas

171

El 20% de las viviendas del madrileño barrio de San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde) están vacías, muchas de ellas como consecuencia de un proceso de ejecución hipotecaria. Sin embargo, no tardan en ser ocupadas por personas que cambian el bombín de la puerta y la venden a terceros ó la alquilan a cambio de unos miles de euros. Otras, las que no son ocupadas, permanecen no solo vacías, sino abandonadas por sus nuevos propietarios, los bancos, que no cumplen con sus obligaciones, como el pago de la comunidad de propietarios. La AV La Unidad de San Cristóbal denunció esta mañana la política de las entidades bancarias que, en palabras de María del Prado de la Mata, presidenta de la entidad, “se dan prisa en desahuciar a nuestros vecinos que, por problemas laborales, no pueden hacer frente a sus hipotecas, pero pueden llegar a tardar más de dos años en denunciar una ocupación, a lo que hay que sumar lo que se demora la resolución judicial”. La asociación ha recogido casi 5.000 firmas de otros tantos vecinos y vecinas que reclaman una intervención urgente de las administraciones públicas, una petición que la asociación ha trasladado en numerosas ocasiones a la Delegación de Gobierno, al Gobierno autonómico y al Ayuntamiento de la capital. La respuesta, apunta de la Mata, ha sido la misma en los tres casos: “lo único que nos dicen es que van a intentar hacer algo, pero lo cierto es que todo sigue igual”. Entre tanto, los vecinos, “desamparados”, contemplan cómo los ocupas enganchan la luz a los contadores de los vecinos y cómo las comunidades tienen cada vez más morosos que no pagan la cuota resintiendo, no solo el mantenimiento de las zonas comunes, sino la propia convivencia. “Es inadmisible –remacha de la Mata– que nuestros vecinos, afectados por la crisis y deudores de buena fe, sean expulsados de sus hogares por no poder pagar la hipoteca ante la inacción de las administraciones públicas y nadie haga nada con quienes ocupan de forma ilegal sus viviendas y generan problemas de convivencia en el barrio”. Esta misma mañana, a las 9h, un gran despliegue policial anunciaba un nuevo desahucio en el número 6 de la calle Rocafort. Las vecinas y vecinos tienen claro que “no tardará mucho en ser ocupada”. Y culpan de ello, “en primer lugar”, a los bancos, por “hacer dejación de sus obligaciones como propietarios”, después a los jueces, que “tardan en dar una solución” y por último, a las administraciones publicas, que “no nos protegen ante estos actos de delincuencia organizada y que sí permiten, en cambio, que miles de familias pierdan sus viviendas por no poder pagar sus hipotecas mientras otros hacen negocio con sus desgracias”.