Aguirre facilita suelo a los promotores de vivienda reduciendo la cesión de terrenos a la Comunidad

43

A la espera de la nueva Ley del Suelo (que estará lista en los próximos meses), el equipo de la Consejería de vivienda de Madrid, ha decidido adelantar las modificaciones que tenía previsto incluir en la nueva Ley y presentar una enmienda a la Ley de Medidas Fiscales para que a partir del 1 de enro de 2011 quede eliminada la cesión obligatoria del 20% del suelo que deben acometer los promotores cuando ponen en marcha un desarrollo urbanístico. El portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, recordó que en la pasada legislatura Aguirre intentó modificar la Ley del Suelo pero no lo consiguió y, por ello, “a lo largo de estos cuatro años, mediante sucesivas leyes de acompañamiento, decreto, ordeno y mando, ha conseguido sus objetivos: liberalizar todo el suelo y desregularizar sus mecanismos de creación, gestión y control”. De bienes demaniales a bienes patrimoniales Hasta ahora, los promotores inmobiliarios debían ceder a las distintas administraciones 120 metros cuadrados de suelos brutos por cada 100 metros construidos. De ellos, 70 metros iban destinados a las redes generales, 30 a las locales y los 20 restantes a las redes supramunicipales (modalidad que sólo tenía Madrid y en la que se integran los terrenos para construir parques, vivienda social, o equipamientos públicos, entre otros). Esos suelos que hasta ahora formaban parte de la red supramunicipal (cerca de 16 millones de metros cuadrados que habían cedido los promotores) serán considerados a partir de 2011 bienes patrimoniales, por lo que podrán ser vendidos o sacados a concurso para su explotación mediante concesión o cualquier otra fórmula de colaboración público-privada. “Se pone con ello fin al vacío legal que existía sobre la calificación de esos suelos”, aclaró Mariño. En relación a la decisión de la presidencia regional de que los terrenos considerados bienes de dominio público (demaniales) pasen a tener el carácter de bienes patrimoniales, Gordo señaló que Esperanza Aguirre “ha inyectado al modelo sobredosis de inseguridad jurídica y una más que preocupante inquina y persecución del mayor agente público del suelo, es decir, de los ayuntamientos”. Asimismo, el diputado señaló que Aguirre “debe ser la última persona que todavía tiene fe en el ladrillo para la recuperación económica” y recordó que “son los agentes del lado oscuro de la gestión, los sectores económicos de difícil seguimiento por el registro mercantil y antiguos infractores urbanísticos los que alaban y bendicen los últimos años de gestión de la presidenta”. Urbanizar y edificar según se vayan cerrando las ventas Las modificaciones del Gobierno regional permitirán que a partir del próximo ejercicio sea posible que en grandes desarrollos urbanísticos se vaya urbanizando y edificando según se vayan cerrando las ventas. Hasta ahora, la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, que data de 2001, establecía que un nuevo desarrollo urbanístico no podía iniciar la edificación o construcción de las viviendas hasta haber concluido la urbanización de todas sus calles. “Los promotores no tendrán que esperar a que se cierre un porcentaje determinado de ventas sobre plano para iniciar la edificación, lo que también abarata el proceso”, explicó Mariño. Según la Consejería, el anterior sistema pudo mantenerse debido a un contexto de fuertes ventas y financiación sin límite, y que, debido que el crédito se ha vuelto muy selectivo, “no era sostenible que un promotor deba urbanizar todo antes de levantar el primer bloque de casas”.