Pasado, presente y futuro de Villaverde en un libro

74

En ‘De Villa a Villaverde’, los autores realizan un breve recorrido histórico por este ámbito. Cancio aporta las fotografías del estado actual del distrito. Mientras, Del Río aporta también una perspectiva de futuro de cuáles van a ser los principales adelantos con que contará el distrito en los próximos años. El relato comienza narrando los asentamientos paleolíticos del barrio de Los Rosales. De ahí, salta a la fundación del vado de Santiago el Verde, en plena Reconquista, junto a una alameda en la amrgen derecha del río Manzanares. Este pueblo eminentemente agrícola, aprovechó su ubicación en el camino real a Aranjuez para ser hogar de una importante fábrica de tejas. El expolio francés en la Guerra de Independencia obligó a sus habitantes a talar la alameda. En 1848 llegó el ferrocarril y llevó la industria. Hubo un gran crecimiento demográfico muy acelerado que precipitó las barriadas y los poblados de chabolas. En la Guerra Civil, el distrito fue destrozado. Tuvo que ser reconstruido con los fondos de la Junta de Reconstrucción. La OBra Sindical del Hogar construyó colonias de casas baratas y de poca calidad en San Carlos, Grupo Experimental y Marconi. El 31 de julio de 1954, el pueblo fue anexionado a Madrid. Los chalés de fin de semana de los madrileños se mezclaron con las barriadas de protección oficial de los desplazados (UVA de Villaverde y colonia de Ciudad de los Ángeles, entre otras). En 1971 se convirtió en distrito único y en 1988 perdió el territorio que hoy compone Usera.